Qué son los objetivos SMART y cómo establecerlos

Qué son los objetivos SMART y cómo establecerlos

Table of Contents

Practicamente cualquier profesional en marketing, ventas o dirección de hoy en día se ha encontrado con objetivos SMART. 

Pero, ¿qué son los objetivos SMART? ¿Son una tendencia del momento o una herramienta realmente útil?

Aún más importante, ¿estás usando objetivos SMART en tu proyecto? Si la respuesta es “no”, es probable que estés desaprovechando una de las herramientas más útiles para ganar claridad en tu proyecto y conseguir resultados.

¿Qué son los objetivos SMART?

Los objetivos SMART son hitos que describen los resultados deseados y todas sus implicaciones en un gran nivel de detalle. Este nivel de detalle está diseñado, no para distraer, sino para ofrecer un verdadero entendimiento de lo que constituye el objetivo. 

La idea detrás de “verdadero entendimiento” es que todas las personas involucradas comprendan qué acciones hay que tomar para conseguir el resultado deseado para el proyecto. Es dar un mejor sentido de dirección.

En los objetivos SMART, el término SMART representa algo real, una explicación práctica de cómo diseñar el objetivo:

  • S de Específico (Specific), explicando en detalle lo que se desea conseguir y qué acciones hay que tomar.
  • M de Medible (Measurable), indicando qué métricas se utilizarán para medir el rendimiento del objetivo.
  • A de Alcanzable (Achievable), garantizando que se trata de un objetivo realista y no de alguna aspiración fantasiosa, fuera del marco de lo que se puede lograr.
  • R de Relevante (Relevant), asegurando de que el objetivo en concreto está alineado con otros objetivos dentro del proyecto empresarial.
  • T de Temporal (Timely), estableciendo límites temporales, como fechas de entrega y deadlines, entre el inicio del trabajo y la evaluación final de los resultados.

Lo dicho, el concepto de objetivo SMART enmarca en su representación más básica las pautas para su diseño. Si aún no queda claro, sigue leyendo: vamos a repasar qué necesitas hacer para definir tu objetivo SMART.

Finalmente vamos a examinar un ejemplo de objetivo SMART basado en lo que hacemos en SaaS Rank.

Usando objetivos SMART para ser más pragmáticos

Una de las ventajas más importantes en utilizar objetivos SMART es la perspectiva que nos dan en nuestro trabajo diario. Es fácil trabajar por trabajar, con objetivos etereos y poco claros… pero esto rara vez provee resultados sólidos y materiales.

Ir al detalle con la metodología SMART nos permite ser más pragmáticos; es decir, simplificar nuestros procesos y concentrarnos en lo que realmente funciona para alcanzar nuestros objetivos.

Este pragmatismo puede ayudarnos a:

  • Incrementar métricas
  • Reducir costos
  • Mejorar aspectos del producto
  • Mejorar relaciones con clientes y usuarios

Más allá de KPIs y OKRs, los objetivos SMART son una forma más amistosa y clara de establecer metas en el trabajo diario y el conjunto de acciones necesarias para lograr dichas metas.

Cómo definir objetivos SMART para tu proyecto

Recomendamos ver el proceso de definir objetivos SMART como si tuviese dos fases.

La primera es de reconocimiento: entender tu posición profesional en el proyecto y cómo tus acciones impactan el rendimiento general. Observar tus responsabilidades y capacidades te dará una perspectiva realista al momento de definir tus objetivos SMART, especialmente cuando llegues a la letra A (Alcanzable).

La segunda fase es la de escribir, letra por letra, tus objetivos SMART. 

Vamos a explicar, fase a fase y letra por letra, cómo puedes empezar a definir los objetivos SMART para tu proyecto.

Entendiendo la escala de tus objetivos SMART

¿Estás diseñando objetivos para tu proyecto en general, un departamento, un equipo o a nivel individual? En todos estos contextos, es posible y muy válido establecer objetivos SMART.

Antes de continuar, responde a qué escala están sirviendo estos objetivos SMART. ¿Quieres alcanzar metas que puedes lograr tú solo, hitos que requieren el esfuerzo de todo el equipo o una gran misión que involucra a toda la organización?

Más adelante daremos ejemplos de objetivos SMART para ver cómo funcionan en la vida real.

Entendiendo el rol dentro de la organización y relación con el objetivo SMART

Digamos que buscas establecer objetivos SMART para el departamento de marketing. Lo primero que debes hacer es aclarar las responsabilidades de dicho departamento. ¿Por qué? Porque muchas veces vemos organizaciones estableciendo objetivos incoherentes a los equipos incorrectos.

Objetivos SMART en ventas son inadecuados para un equipo de marketing, así como objetivos SMART en satisfacción del producto son inadecuados para un equipo comercial.

Hay que entender las responsabilidades de cada rol dentro del proyecto así como sus capacidades reales. No hacer este ejercicio primero puede causar que asignemos responsabilidades a la persona incorrecta, inevitablemente causando el fracaso del objetivo antes de que empecemos a trabajar.

Distingue entre objetivos SMART y tareas

Cuando definimos objetivos SMART, parece haber una tendencia natural en concentrarnos en los procesos y las tareas. Es fundamental, si queremos que estos objetivos funcionen, que distingamos entre estos dos elementos.

Los procesos de tu proyecto están compuestos de muchas tareas y todas esas tareas (o casi todas) son necesarias para completar un objetivo. Intenta entonces dar un paso hacia atrás (o varios) y mirar the big picture

Empieza a escribir: S de Específico

La S en objetivo SMART nos obliga a ser específicos. Seamos específicos sobre lo que queremos lograr. No escribas una lista de cosas, sino un argumento a favor de la misión que vas a emprender con este objetivo.

Cosas a especificar en este paso:

  • Quién se encargará de este objetivo y de las acciones necesarias para lograrlo.
  • Cómo luce el objetivo que se desea lograr y todas sus potenciales consecuencias.
  • Dónde se materializará este objetivo, en caso de que sea una pieza de información relevante.
  • Qué requisitos son necesarios cumplir para acercarnos y finalmente lograr el objetivo.
  • Por qué la organización, el equipo o el individuo desean alcanzar este objetivo; es decir, la razón para que este objetivo exista.

El cuarto punto de arriba, sobre los requisitos, es especialmente útil. La letra “A” en SMART cubre la viabilidad del objetivo, es decir, busca responder si el objetivo es alcanzable o no. Sin embargo, cuando trabajamos en la letra “S”, podemos obtener insights que nos servirán para más adelante.

Especificar los requisitos necesarios para cumplir con el objetivo nos puede ayudar a saber si estamos siendo realistas o no. Si escribiendo los requisitos nos damos cuenta de que uno o más bordan lo imposible al momento, podemos entender rápidamente y sin perder mucho tiempo, que debemos hacer correcciones.

Al trabajar en requisitos, también debemos indicar las acciones necesarias. Cuidado: no establecer tareas sino especificar acciones. El término “acciones” es más ámplio y da espacio para una explicación que cubra procesos enteros, con tareas y subtareas.

También importante, las acciones descritas deben ser actos completamente bajo el control absoluto de los responsables. Es decir, acciones como “incrementar” o “reducir” no son los términos más útiles en este proceso, ya que están relacionadas a resultados finales ocasionalmente fuera del control de los responsables. Por eso, es mejor utilizar palabras como “actualizar”, “escribir”, “proveer”, “mantener”, entre otros verbos más adecuados para representar acciones que los equipos o individuos pueden tomar.

M de Medible

Probablemente ya estás cansado de leer que todo lo medible es mejorable. Y la realidad es que es cierto. Las métricas nos ayudan a entender el estado real de la actividad. En el caso de los objetivos, que sea medible nos permite saber si lo hemos alcanzado o no, que tan lejos o cerca estamos

Sólo las métricas nos darán certeza de nuestro progreso. Cualquier cosa fuera de los datos disponibles es especulación. Así que la “M” es una parte esencial al definir el objetivo.

Hay que tener en consideración, al elegir la métrica, que tendremos acceso a los datos necesarios para medir. Por ejemplo, si nuestra métrica es el número de usuarios que visitan el sitio web de nuestra empresa, necesitamos asegurarnos de que tenemos acceso a herramientas como Google Analytics, que recogen datos de navegación en nuestro sitio web o app móvil.

En cuanto el acceso a los datos, asegúrate de hablar con todos los involucrados. Quizás el departamento de marketing necesita compartir datos con el equipo comercial o viceversa para poder dar uso a la métrica elegida dentro del objetivo. 

A de Alcanzable

Cuando llegamos a la “A”, es necesario un análisis objetivo de la situación. ¿Estamos siendo realistas con lo que queremos conseguir? Esta es la principal pregunta que queremos responder.

Para entrar en detalle, debemos preguntar:

  1. ¿Cómo vamos a alcanzar la meta? ¿Qué acciones son necesarias?
  2. ¿Tenemos las herramientas y los recursos que estas acciones necesitan?
  3. Si la respuesta es la segunda pregunta es “no”, ¿cómo accedemos a estos recursos?

Las respuestas a estas preguntas nos ayudan a entender si estamos siendo realistas o no con nuestros objetivos. Este ejercicio es especialmente útil para consultores y sus clientes, donde el debate de las expectativas suele ser especialmente complicado.

Si terminas el ejercicio y consideras que el objetivo es alcanzable, continúa. Si llegas a la conclusión de que no lo es, considera modificar tantas dimensiones del objetivo como sean necesarias. Quizás la solución es apuntar más bajo en las métricas o extender los deadlines llegados a la letra “T” de temporal.

R de Relevante

Los objetivos SMART de tu departamento o actividad individual dentro de un proyecto no pueden estar aislados de otros objetivos y metas globales. Es decir, no podemos permitir que el objetivo que estamos definiendo entre en conflicto con otras misiones que formen parte del proyecto.

Por eso, antes de definir nuestro objetivo SMART, debemos entender los objetivos de la empresa, su misión y los diferentes esfuerzos que se están llevando a cabo. Por ejemplo, si existe el objetivo por parte de la dirección de brindar una mejor experiencia laboral al equipo de desarrollo de una empresa de software, quizás ofreciendo las herramientas para evitar estrés y burnout, no podemos simplemente establecer un objetivo SMART para añadir nuevas funcionalidades al producto antes de que acabe el trimestre. Este objetivo entraría en conflicto directo con la intención (o mejor dicho, misión) de mejorar la experiencia laboral de estos profesionales.

Por ello, los objetivos de una empresa no pueden entrar en conflicto. De lo contrario, se sabotearían mutuamente.

T de Temporal

La “T” es la última letra en SMART y representa las fechas de entrega y demás deadlines que pueda contener nuestro nuevo objetivo. Esta letra es especialmente importante porque un objetivo sin plazos es simplemente una aspiración vaga. 

Los deadlines son importantes para la productividad. Los individuos y los equipos operan con mayor efectividad cuando tienen una fecha de entrega. Este sentido de urgencia, mientras el plazo esté dentro del marco de lo razonable, son muy saludables para los profesionales y permiten trabajar con mayor interés y motivación.

Esta dimensión temporal es muy importante cuando estamos trabajando en la letra “A”. Los plazos muy exigentes suelen tener costos y pueden efectivamente incapacitar al equipo debido a estrés y tensión. También existen los limites naturales de lo que es posible para una organización. Muchos objetivos, según su naturaleza, requieren tiempo suficiente para lograrse, independientemente la capacidad de producto del equipo.

Ejemplos de objetivos SMART

Veamos cómo se ven los objetivos SMART en el mundo real. Apliquemos el ejercicio a SaaS Rank, un proyecto en donde buscamos convertirnos en el aliado de pequeñas y medianas empresas para elegir software y ser más productivas. 

Nuestro objetivo SMART entonces se vería así:

  • Objetivo Específico: Incrementar el número de seguidores de SaaS Rank en LinkedIn.
  • Medible: La métrica es el número de seguidores y ese número que deseamos es 500. Tenemos acceso a las herramientas necesarias para medir el crecimiento, así como posibles pérdidas de seguidores.
  • Alcanzable: Hemos detectado que, en el pasado, con dos publicaciones semanales hemos logrado un ritmo de 40 nuevos seguidores al mes. Tenemos los recursos para lograrlo (profesionales para realizar los posts, contenido original en nuestra web para compartir, experticia en el uso de LinkedIn, entre otros).
  • Relevante: Todos los objetivos en SaaS Rank están alineados a la misión de llegar a muchas personas y que pequeñas y medianas empresas puedan acceder a nuestros contenidos gratuitos. Crecer en un espacio como LinkedIn sirve para hacer que el contenido tenga una mayor exposición y fortalecer la misión principal del proyecto.
  • Temporal: El deadline del objetivo son seis meses desde su aprobación.

Conclusiones sobre objetivos SMART

Como siempre, nos hemos extendido. Vamos a intentar resumirlo todo.

  1. Los objetivos SMART permiten definir y compartir detalles, contextos y parámetros que resultan notablemente útiles para lograr el progreso del proyecto.
  2. La ausencia de objetivos claros, problema que resuelve la metodología SMART, suele causar falta de consenso y claridad entre los equipos, por lo que se logra menos.
  3. El proceso de definir los objetivos SMART en nuestro proyecto, a través de las preguntas y examinaciones, también nos ayuda a entender mejor el estado de la empresa y, quizás, a descubrir cosas que habíamos estado ignorando.

Establecer objetivos SMART debería convertirse en parte de tu rutina profesional. Este elemento puede ser de vital importancia para tu plan de negocios, brindando claridad como pocas herramientas pueden hacerlo.

Como esto es SaaS Rank, tenemos que recomendar el uso de software para definir y gestionar los objetivos SMART. Muchos productos SaaS dentro de la categoría de gestión de proyectos son especialmente valiosos para esto.

Si debemos recomendar alguno especialmente preparado para trabajar con objetivos SMART, serían Monday.com y ClickUp. Ambos productos cuentan con las herramientas para monitorizar y gestionar el progreso de los proyectos, siendo útil a nivel de métricas.

Si quieres que te ayudemos a elegir el software o la aplicación ideal para tu proyecto, envía un mensaje a alejandro@stoa.agency.

Disclaimer: Cada vez que un usuario se une a Monday.com en uno de sus planes de pago, SaaS Rank recibe una comisión, la cual no afecta el precio que el usuario del producto paga. Esta clase de comisión y otros ingresos similares son los que financian el proyecto de SaaS Rank y nos permiten seguir trabajando.

Comparte este post

Apúntate a nuestra newsletter

Al apuntarte a nuestra newsletter, aceptas la política de privacidad de SaaS Rank. Para saber más, haz clic aquí.

Automatizamos tu Proyecto

Usando el poder de las mejores herramientas SaaS, hacemos que tú y tu equipo sean más productivos y logren sus objetivos. Automatiza y ahorra.

Digitaliza tu proyecto con nuestra ayuda.
Programa tu consulta.